La diva había rechazado la denuncia por el supuesto fraude fiscal. Luego del accionar de sus abogados y contadores, la Justicia cerró la causa.

Susana Giménez le ganó a la AFIP el juicio por evasión de unos 50 millones de pesos en concepto de Impuesto sobre los Bienes Personales. Luego del accionar de sus abogados y contadores, la Justicia decidió cerrar la causa y la diva quedó liberada de cualquier pena.

Nos encontramos frente a una ciudadana que no realizó ninguna conducta pasible de ser considerada engañosa o ardidosa en los estrictos términos que reclama la ley penal”, explicó el juez en lo penal y en lo económico Diego Amarante en la resolución. Y agregó: “Habiéndose limitado, en cambio, a canalizar su reclamo dirigido a morigerar la obligación tributaria, mediante la utilización de las herramientas legales adecuadas”.

Amarante aseguró que la conductora no negó en ningún momento su capacidad fiscal ni hizo artimañas para “desdibujarla”. “En el ejercicio de su derecho constitucional de peticionar a las autoridades (artículo 14 de la Constitución Nacional) ocurrió ante un órgano jurisdiccional, reclamando aquello que consideraba ajustado a derecho, y que desde su perspectiva influía directamente sobre la determinación que correspondía hacerse del impuesto en cuestión”, completó.

Por qué la AFIP había denunciado a Susana Giménez

Según lo que había trascendió en agosto, la AFIP denunció a Susana Giménez porque supuestamente se negó a presentar la Declaración Jurada de Bienes Personales del año 2019, paso previo indispensable para pagar dicho impuesto.

Por ese motivo, la Administración Federal de Ingresos Públicos determinó que la diva adeudaba $50.000.000. Sin embargo, debido a las multas e intereses, se especulaba que la cifra podía crecer hasta $300 millones.

f: TN